lunes, 1 de diciembre de 2014

Sin niños

Hay lugares en los que la presencia de niños pequeños no es deseada. Parece surgir una nueva moda del tipo "niños no, gracias." Hay hoteles que deciden ofrecer sus servicios sólo a adultos, y no permiten que niños pasen la noche en él. Creo que esta interpretación sobre el derecho de admisión ha levantado ampollas en algunas personas. Sobre todo parece molestar a padres y madres. Parece que hay personas que creen injusto que sus hijos no puedan pernoctar en ciertos hoteles por el mero hecho de ser niños.

Vaya por delante que me gustan los niños y espero poder convertirme en madre pronto. No obstante reconozco que no me parece mal que haya hoteles que dirijan su oferta exclusivamente a adultos. Creo que el principal motivo es querer asegurar el descanso de los huéspedes, y evitar noches de insomnio a causa del llanto de un bebé. Puede que haya personas con problemas para concebir, y verse rodeados de niños, no debe ser agradable. Puede que haya padres que se quieran tomar un par de días de descanso, y eso suele ser más difícil si están rodeados de niños. Puede, simplemente, que haya gente a la que no le gusten los niños.

Algunos restaurantes también se han sumado al grupo de "sin niños" o "niños en esa zona." Parece que esta limitación de la clientela también causa cierto resquemor, cosa que no entiendo. Los locales tienen derecho a decidir a qué público se orientan y a que público quieren llegar, y si su objetivo no es atraer a familias me parece bien que lo hagan saber. De hecho me parecería muy mal, que un local u hotel se anunciase como "amigo de las familias" o "niños bienvenidos" y que luego no fueran capaces de ofrecer un servicio decente a este colectivo. Y no, un hueco en el maloliente baño donde quedarte helada mientras das el pecho, no es ofrecer algo adecuado ni para la madre, ni para el bebe.

Me parece bien que haya hoteles que acepten niños y que otros que no lo hagan, creo que simplemente debemos buscar la oferta que se ajuste a nuestra demanda y no dejarnos perturbar por como lo hacen otros.

 ¿Vosotros cómo lo veis?

No hay comentarios:

Publicar un comentario