jueves, 26 de febrero de 2015

Cómo ahorrar XII: Cenar con amigos

A todos nos gusta quedar con nuestros amigos y aprovechar la ocasión para cenar juntos, charlar y pasar un buen rato juntos. Comer es un placer y la buena compañía también. ¿Por qué no combinar una cena acompañados de nuestros amigos con ahorrar algo de dinero? Todos sabemos que salir a cenar fuera aunque sea una hamburguesa o un plato combinado, nos puede acabar saliendo por un pico.

Querer ahorrar implica que tenemos que hacer hacer algunos cambios, pero no significa que tengamos que renunciar a pasar un buen rato con nuestros amigos y cenar algo que nos guste. La mejor manera para combinar ahorro y pasar un buen rato, es hacerlo nosotros mismos. Si somos unos cocinillas, mejor que mejor, pero si no lo somos, el bendito internet nos ayuda. Es muy sencillo hacer un par de recetas sencillas, relativamente rápidas y económicas.

Os dejo un par de ejemplos de cenas que solemos hacer cuando invitamos a gente a casa:

- Burritos
- Chili con carne
- Empanada de atun
- Pasta a la carbonara
- Nachos horneados con queso y carne picada
- Tortilla de patata completa (con jamon, queso y una tortilla francesa encima)

Nosotros compramos todo lo necesario y repartimos los gastos entre los comensales.
Otra opción que nos gusta mucho y que es de buen comer, es juntarnos en casa de nuestros amigos (cuya cocina es mucho mas grande que la nuestra) y hacer platos más elaborados... ¡hace poco disfrutamos de un ganso horneado relleno de ciruelas y frutos secos delicioso!

lunes, 23 de febrero de 2015

Tempus fugit

Pasa tan rápido que asusta.

 La vida pasa atómica ante nuestros ojos y antes de que nos demos cuenta ha pasado un año entero.

Queremos hacer tanto que la mitad se nos queda colgando.

Tratamos de estirar los minutos en vez de tratar de recortar la lista de tareas pendientes.

Queremos que todo nos salga tan irrisoriamente perfecto como en las irreales películas de Hollywood. Y eso sin darnos cuenta de lo aburrida que sería la vida si todo nos saliera bien siempre.

Y de repente va la vida y nos vapulea y es entonces cuando algo hace click en nuestro interior y comenzamos a ver las cosas de manera algo distinta. Las prioridades cambian y lo que antes era de vital importancia, nos parece ahora irrelevante.

Aunque en el momento de pasar por un mal trance no lo veamos así, son esos palos que nos da la vida los que nos suelen ayudar a ver con un poquito de claridad.

Aprender a valorar lo que tenemos, a dar gracias por ello y a disfrutan del tiempo del que disponemos, son 3 cosas que deberíamos hacer más a menudo.

viernes, 20 de febrero de 2015

Kaffee und Kuchen con No soy una drama mamá




Nuestra cuarta invitada es una asturiana muy polifacética, es mamá de tres preciosos pequeños y además de eso es periodista y ha trabajado en televisión. Me parece increíble que pueda publicar con asiduidad temas prácticos y a veces desconocidos en el blog y además responder a los comentarios teniendo en cuenta el trabajo que hay que hacer en casa y el tiempo y energía que requieren 3 niños pequeños.


Sin entreteneros más, os dejo nuestra charlita.
 

¿Por qué comenzaste con el blog?


Estaba haciendo un Máster en Redes Sociales para “renovarme” como periodista y, de todo lo aprendido, sólo me vi capaz de escribir un blog, vamos, de hacer aquello que siempre había hecho: escribir. Y en ese momento de mi vida, con mi segundo hijo recién llegado, sólo podía hacerlo sobre una cosa: niños y madres.



La maternidad es la temática central de tu blog, ¿antes de ser madre creías que tu vida iba a cambiar como lo ha hecho?


Sí, yo soy muy “madre” desde pequeña. Soy la mayor de cuatro hermanos y siempre hice un papel de segunda madre. Con tres chicos en casa, no tenía mucho tiempo para mí. Durante la carrera universitaria, trabajaba y estudiaba a la vez. Todo esto ha hecho que la falta de tiempo que nos caracteriza a las madres, no me haya afectado mucho. Además, siempre me apasionaron los niños y ya de pequeña tenía claro que quería ser mamá. Sabía que iba a sentir un amor infinito en cuanto tuviera hijos, y así ha sido.



¿Qué te ha aportado ser madre?


Más que aportar, ser madre me completa. Me hace más generosa y más paciente.



Has trabajado en la televisión, ¿te gustaría seguir en ese campo? ¿Qué te ha aportado trabajar en la televisión?


Sí, por supuesto. Trabajar en televisión es otra de esas cosas que tenía clara desde pequeña. Este medio te hace desinhibirte un poco. Y si estás en contacto con las noticias, te da mucha cultura y te permite conocer mucha gente.



¿Qué te gusta hacer cuando tienes un poco de tiempo para ti?


Pues ahora mismo con tres peques casi no tengo tiempo ni para el blog, al que me gustaría dedicar más horas. Y cuando el peque empiece a dormir del tirón, intentaré hacer algo de deporte; no me gusta mucho pero tres embarazos pasan factura ;-)

Y por supuesto el link del blog ;-)


 

jueves, 19 de febrero de 2015

Cómo ahorrar XI: Comida casera II

En otra entrada os contaba cuáles son los primeros pasos para comer mejor y ahorrar dinero. Al final de la entrada os dejé varias salsas caseras que a nosotros nos gustan mucho y que nos ayudan a hacer ciertos platos más humildes como pasta, arroz o patatas más sabrosos. Hoy vengo con otra idea que nos ayudará a ahorrar y a controlar mejor lo que comemos.

A muchas personas les parece difícil y engorroso hacer mermelada, pero la verdad es que puede ser divertido, y comprando fruta de temporada en grandes cantidades o directamente a una cooperativa podemos ahorrar dinero y estar seguros de que comemos algo de calidad.

Os cuento cómo hago yo la mermelada en base a un kilo de fruta:

Primer paso:
Limpiar la fruta bien y quitar ramitas y hojas
Trocear la fruta y añadir el zumo de un limón y el azúcar (Si queremos ahorrar azúcar debemos añadir más zumo de limón. Yo utilizo 700-750 gr de azúcar por kilo de fruta)

Segundo paso:
Dejar reposar en la nevera toda la noche

Tercer paso:
Cocer la fruta a fuego lento removiendo a menudo

Importante:
Desinfectar los tarros metiéndolos en agua hirviendo durante 10 minutos
Embotar, marcar y guardar

¡Que disfruteis de vuestras mermeladas!

miércoles, 18 de febrero de 2015

El negocio de la maternidad I: Un revuelo de la leche



Vaya por delante que esta entrada la escribo antes de ser madre, antes siquiera de estar embarazada, pero la escribo porque aún estando al otro lado de la barrera, tengo una opinión propia. Para muchos aspectos de nuestra vida que nos resultan difíciles de manejar hay entrenadores, consejeros, coachs…llamadlo como queráis. Son gente ajena a nuestro entorno que tienen como misión ayudarnos a solventar algún tipo de problema o a prestarnos apoyo a cambio de remuneración económica. Sí me parece que hay veces en las que es conveniente que venga alguien de fuera a traernos un poco de claridad, pero no creo que esto sea siempre necesario. Es más cómodo sí, pero no creo que delegar ciertas cosas sea lo que nos conviene.

En lo que a la maternidad se refiere, hay de todo, para todos los gustos y colores. Y como siempre en la vida, siempre hay quien afirma que A en mejor, y por supuesto hay otro grupo que afirma que A se equivoca y B es la opción a tomar en cuenta. La gente se avala en “estudios” y sí por pongo a entrecomillas porque a los resultados de preguntar a un par de cientos de personas sobre un aspecto de su vida ignorando muchos otros, no los puedo llamar estudio.

Hace unos días hubo una polémica en las redes y parece ser que se ha retirado un libro escrito por un pediatra. Pongo la mano en el fuego y creo no quemarme si afirmo que más de la mitad de las personas que tanto se alteraron al leer frases, que muy posiblemente estén sacadas de contexto, no se han leído el libro completo. Y no, no pretendo ponerme ni a favor ni en contra del susodicho libro, más que nada porque no me lo he leído y antes de formarme una opinión, prefiero leer yo misma la fuente original. No me vale que venga nadie a decirme cómo tengo que hacer las cosas y por eso mismo no me vale la opinión de una persona que no se ha informado bien, en este caso, leído el libro a contarme que ella lo hace mucho mejor que nada ni nadie porque da el pecho 3 años seguidos a sus hijos.

Creo que no me equivoco si afirmo que la lactancia materna es lo mejor para el bebé, pero dar el pecho no es algo siempre tan sencillo de lograr. Habrá familias que lo consigan sin problemas y habrá otras que no lo logren. Por eso entiendo que es necesario que haya personas formadas e informadas que nos ayuden en caso de que sea necesario. Lo que no me gusta es que te vendan que una asesora de lactancia te quiere ayudar, porque ella es así de maja, cuando si en realidad le estás pagando un dinero, sea ella maja o no, esa ayuda ha dejado de serlo para convertirse en un servicio prestado.

Vamos que está genial pagar a alguien por su tiempo, pero que no me lo vendan como que son la ONG de la maternidad, porque si están cobrando, lo que están haciendo es venderte un servicio.

lunes, 16 de febrero de 2015

Jóvenes desencantados

Es cierto que la crisis ha azotado España y que en algunas regiones la situación es dramática. La crisis ha dejado algunas familias en la cuerda floja y les ha obligado a ser muy creativos y fuertes para no perder el ánimo y luchar cada día. Como muchas familias a la mía también le pilló la crisis y a eso le sumamos otro par de desgracias más. Como dice el refrán "las desgracias nunca vienen solas". En casa de mis padres se juntaron accidentes muy graves, con cáncer y paro. Y yo me tuve que marchar.

Me vine a friopais hace más de 5 años y llegué con una maleta llena de ropa que apenas abrigaba y mucha ilusión por crecer como persona y por poder ayudar a mi familia. En estos algo más de 5 años he tenido trabajos muy distintos antes de conseguir el puesto de asistente en la universidad. Ha habido momentos muy duros, cuando la soledad aparece y la salud flojea, no estar en nuestro entorno de confianza se hace mas cuesta arriba. Pero todo se supera, de todo se sale y aunque a veces no lo veamos así, de toda situación se aprende.

Me irrita y enfurece leer artículos en el periódico o escuchar a personas decir que los jóvenes hoy en día sufrimos mucho y lo tenemos casi imposible. Somos una generación perdida. Pues lo siento pero con lo último no comulgo. Lo tenemos muy difícil, en eso estamos de acuerdo. En muchos casos no nos queda otra más que abandonar nuestro país de origen, pero también creo que mi generación está muy acostumbrada a conseguir todo muy rápido y con poco esfuerzo. Hay jóvenes cuya capacidad de esfuerzo y lucha es mínima.

Dar a nuestros hijos una infancia demasiado cómoda, es obligarlos a ser adultos frustrados en potencia y con la mentalidad de conseguir todo rápido y sin apenas esfuerzo, simplemente "porque yo lo valgo".

jueves, 12 de febrero de 2015

Cómo ahorrar X: Comida casera I

A todos nos gusta comer bien y hoy en día comer comida casera puede convertirse en todo un reto. Las jornadas de trabajo o de estudio maratonianas, el estrés y la mala organización nos lo ponen muy difícil. Por eso muchas veces acabamos comiendo lo que menos nos conviene, a deshoras y gastándonos más dinero del que nos gustaría. El primer paso que nos ayudará a comer mejor y a ahorrar dinero es, organizarnos.

Mis consejos para instaurar la comida casera son:

- Haz una lista con las comidas y cenas semanales. Al principio puedes comenzar por comidas sencillas.

- Es importante buscar un día a la semana en el que haremos la compra. Días a evitar son los viernes por la tarde y los sábados, es mejor reorganizar los quehaceres e ir a comprar otro día.

- Evita la comida precocinada. Los congelados y co. deben servirnos como última solución y no como comodín habitual.

- Procura comprar paquetes grandes y no en raciones individuales ya que esta opción es más cara.

- La fruta y verdura de temporada deben ser nuestra prioridad.

-Ir a comprar a última hora de la tarde puede ahorrarnos algo de dinero, ya que ciertos productos perecederos suelen estar en oferta.

Una buena manera de comer más verduras y ahorrar dinero es hacer nuestras própias salsas caseras. Algunas de nuestras salsas favoritas son: La salsa casera de tomate con cebolla y pimiento, salsa de verduras para las albondigas (lleva zanahoria, patata, pimiento cebolla y un vasito de vino blanco), salsa de nata con champiñones  y pimientos.

¡¡¡Animaos a cocinas vuestras propias salsas!!!

lunes, 9 de febrero de 2015

Hipocresía religiosa



Vaya por delante que lo que escribiré a continuación no es más que mi humilde opinión y pretendo juzgar a nadie. Yo soy una persona con las ideas muy claras, y si bien me gusta mucho escuchar opiniones distintas a las mías, ya que aprendo mucho, sé que tengo una manera muy rotunda de expresarme. Y esto os lo cuento por una conversación que tuve hace algún tiempo. Yo no me meto en qué opción religiosa o no, haya escogido cada uno para sí mismo y su familia, porque en el momento en el que tenemos hijos, les estamos influenciando, queramos o no.

En fríopaís la iglesia se financia con los impuestos de los fieles, es decir, al empadronarte marcas si eres religioso o no, y qué religión profesas. Con esa información el estado te descuenta cada mes un porcentaje de tu nómina. Hay gente creyente pero que no comulga con las formas de la iglesia (como yo) y que por ese motivo deciden no dar dinero a la iglesia ni tampoco participar en ritos organizados por la misma, véase bodas, bautizos y comuniones que es lo más bonito. A misa de 8 no va casi nadie.

Pues a mí me parece francamente mal, que haya gente que se nieguen a financiar a la iglesia, o que no sean creyentes pero se casen por la iglesia, porque las fotos quedan más bonitos. O bauticen a sus hijo, porque el banquete y el fiestorro bien que nos gusta. Y de las comuniones no hablo, porque me parece una barbaridad. A mí eso me parece ser un hipócrita religioso.

A mí hay aspecto de la iglesia que me parecen muy nobles y por eso sí que dono ropa o alimentos con cierta frecuencia, pero lo hago porque sé que la iglesia es el medio, pero no el mensaje.

¿Vosotros cómo lo véis?