lunes, 30 de marzo de 2015

¿Arruinan los niños?

El otro día tomando café con un grupo de personas salió el tema niños y familia a la luz y debo reconocer que algunas reacciones y comentarios me dejaron de piedra. Para poneros en antecedentes os dejo algunas de las perlitas que escuché:

-Para poder tener más de un hijo al mes hay que ganar varios miles de euros cada mes y tener una casita, porque si no, cómo los crías?

-Los niños son tu ruina económica.

-Tener más de dos hijos, es logisticamente hablando, practicamente imposible de coordinar y organizar.

-Si se tienen más de dos hijos es imposible prestar atención a todos.


Cómo se os queda el cuerpo? A mí la verdad es que me sorprendieron bastante los comentarios, y creo que alguno de ellos fue hasta desacertado. Creo que hasta los que no tenemos hijos sabemos que criarlos cuesta un dinerito muy curioso al mes pero yo creo que cuánto más dinero tenemos a nuestra disposición más gastamos, independientemente de en qué lo gastemos.

Entiendo que en el caso particular de una de las personas presentes (5 hijos, hipoteca imposible de pagar y pérdida de la casa) vea el tener hijos como una posible carga económica (que lo son), pero pienso que en esa familia en la que entraban dos buenos sueldos (estamos hablando de más de 3000 euros al mes) no tenían una visión real de sus posibilidades económicas. Es decir, gastaban más de lo que debían. Cuando esto ocurre, independientemente de si tenemos hijos o no, tarde o temprano acabaremos sucumbiendo a la tentación de gastar más y acabaremos por endeudarnos.

No creo que sea prácticamente imposible coordinar los horarios de varios hijos, aunque sí creo que, logicamente, a más miembros en la familia, más dificultad de coordinar. Claro que criar a un hijo sale caro, pero también existe la posibilidad de una vez cubiertos los mínimos, decidir en qué seguimos gastando y dónde podemos recortar.

El tema de prestar atención a los niños sí que me parece más peliagudom porque es cierto que el amor se multiplica, pero el tiempo se divide. Si la falta de tiempo en repartida entre todos los hijos por igual, me parece justo, pero esta no suele ser la norma general. Mi experiencia personal me lleva a pensar que el niño más tranquilo es el que menos atenciones recibe, ya que los padres están muchas veces ocupadps lidiando con el niño que la esté liando en ese momento...y ya sabemos todos que la cabra tira para el monte, y suelen perder habitualmente los mismos.

jueves, 26 de marzo de 2015

Nueva estación, nueva sección

La primavera llama a nuestra puerta y aquí en Friopais, es precioso ver el cambio entre estaciones. El cesped se vuelve verde, las flores hacen su aparición y junto con el canto de los pájaros nos invaden también las bicicletas, pero el tema bici lo dejo para otra entrada.

Hoy quería contaros que viendo que las entradas con consejos para ahorrar le han venido bien a algunas personas, he decidido aprovechar para comenzar con una nueva sección en el blog. La sección se llama Con orden y concierto y en ella os iré contando los distintos trucos que yo utilizo de manera habitual para ganar en espacio y orden ¡sin perder ni tiempo ni la cordura!

El jueves que viene comenzamos, pero hasta entonces os animáis a contarmos si vosotras sois ordenadas o más bien ordenadas. ¿Campa el caos a sus anchas por vuestra casa? ¿Os falta tiempo para llegar a todo?

miércoles, 25 de marzo de 2015

Típico alemán: Dar de comer a los pájaros

Una cosa que me sorprendio cuando me viene a vivir a Friopais fue ver bolas colgando de los setos y de algunas ventanas.



¿Habíais visto alguna vez a un pájaro comiendo de este tipo de comederos? Yo la verdad es que no, pero con el tiempo vi que era habitual que personas que se preocupan por el bienestar de los pájaros, invierten un poco de su tiempo y dinero en procurarles comida. Es sobre todo en invierno, cuando la comida escasea o en primavera cuando las aves hacen la puesta, cuando más alimento necesitan y con el buen tiempo, las bolas de comida para pajaros abundan en casa esquina.

Si al pasar por un seto escuchamos el ruido de varios pájaros, seguramente sea porque se están dando una buena zampada todo arremolinados a la red.



martes, 24 de marzo de 2015

Catástrofe aérea

Hoy ha sucedido algo a lo que no estamos acostumbrados ni esperamos. Un vuelo de la compañía aérea Germanwings con origen Barcelona y destino Düsseldorf se ha estrellado en Francia.


Cuando algo así sucede no hay mucho que decir.


Mi más sincero pésame.

lunes, 23 de marzo de 2015

El negocio de la maternidad II: ¿Somos tontas?



Será que yo soy muy de pintar todo negro, imaginármelo todo muy difícil, y que al esforzarme y ver que no era tan difícil, la alegría es doble. Como en casi todas las situaciones de esta vida, vistas desde la barrera es fácil opinar y decir “yo eso no lo haría así”. Es cierto que parece que la maternidad es un tema del que todo el mundo opina, habiendo incluso personas que se permiten dar su opinión sin que nadie les haya preguntado. Será que a pesar de ser muy correcta y educada, no me duele prendas en tener que parar los pies a nadie. No me importa si ajeno o familiar, si tengo que parar los pies, lo hago.

No voy a entrar en si es mejor Estivill o Gonzales, más que nada porque aún no me he leído los libros de ninguno. Eso sí, presupongo que no me casaré con ninguno de los dos, porque hay ciertas burradas de Estivill (que llore hasta vomitar) con las que no comulgo y ciertas propuestas de Gonzales no creo que vayan a ser buenas para nosotros (colecho). Se de leche materna o artificial, se duerma en la misma cama o no, hay una cosa que me parece muy importante, poner límites. Ponernos un límite a nosotros mismos y sobre todo a los que vienen de fuera, que muchas veces con la mejor de las intenciones, crean situaciones muy desagradables.

Leo mucho blogs de temáticas muy distintas, y me asombra leer una y otra vez la manga ancha que le dan los padres recientes a las visitas. Desde gente que se te mete en la habitación del hospital y se pasan el día de cháchara, hasta visitas en casa que se piensan que están en la terracita del bar. Y yo a intrusismos grito un rotundo ¡¡no!! ¿¿¿Pero qué despropósito es que una mujer que acaba de traer un niño al mundo te diga que quiere descansar, y a ti facóquero sin cerebro se te ocurra decir que se eche, que a ti no te molesta que ella se duerma??? ¡Vete a la calle y con viento fresco!

Leo y releo que hay muchos casos en los que no es tan fácil instaurar una lactancia materna exclusiva exitosa y se a las dificultades iniciales añadimos el morro y la falta de vergüenza que tienen algunos, pues no me extraña que hay lactancias que fracasen. ¿¿¿Pero cómo es posible que una mama quiera dar el pecho a su hijo y no lo haga por no pedir a las visitas que se vayan??? Pero bonita, ¿a ti qué te importa más, el qué dirán o darle el pecho a tu hijo?

¿Pero estas cosas pasan de verdad? Porque mí no, ya he demostrado muchas veces que llegado el momento si tengo que jurar en arameo para que me dejen en paz, lo hago. Mi vida y mi privacidad son cosas con las que no se juega y o bien la gente de mi alrededor acata las normas o ya se están yendo todos con viento fresco.

El primer paso para poder respetar a los demás, es respetarnos a nosotros mismos.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Cuando la tecnología falla

Estamos tan acostumbrados a que funcione que cuando no lo hace, nos deja descolocados.


Lo utilizamos diariamente muchas veces, tantas que perdemos la cuenta. Y basta que no tengamos conexión para necesitar buscar X rápidamente.


Nuestro internet decidió dejarnos colgados y eso sumado a la falta de tiempo ha causado estragos dn el blog. Las entradas que habéis leído estaban programadas, con lo que ahora toca retomarlo donde lo dejé

lunes, 16 de marzo de 2015

Madre abuela




Que vaya por delante que esta es mi más sincera opinión, la cual está basada en mis experiencias vitales. No es una crítica a nadie ni pretendo convencer a nadie de nada. También entiendo que cada uno tiene sus circunstancias personales e intransferibles y basta que en la vida hagamos planes, para que llegue algo y nos los fastidie hasta límites insospechados. Hoy en día cada vez es más común y está muy normalizado el ver a mujeres mayores de 40 años empujando un cochecito de bebé con su hijo dentro. Cada vez esperamos más tiempo para tener hijos, siempre esperando al momento idóneo, el cual, sinceramente no creo que haya existido nunca, ni vaya a existir.

Hay veces que es la salud la que nos obliga a postergar una maternidad y entonces, para mí, sí es legítimo tratar de ser madre aunque seamos más mayores. Pero hay casos en los que es el egoísmo y el egocentrismo el que domina nuestras vidas y por eso ponemos excusas tontas para esperar a tener hijos. Mi ginecóloga me contaba que por su consulta pasan todas las semanas mujeres de casi cuarenta años o con ellos ya cumplidos y ampliamente sobrepasados medio desesperadas porque no se quedan embarazadas y no logran comprender el porqué. Muy sencillo, posiblemente seas DEMASIADO mayor para tener un hijo de manera natural. Ojo, si hay una enfermedad que nos impide tener hijos antes, pongamos por ejemplo a los 30, y es al final de la treintena cuando conseguimos tener la enfermedad bajo control, no me parece mal el seguir intentado tener hijos. Lo que no me parece bien es ver a mujeres de cuarenta y muchos muchísimos hormonándose y teniendo hijos demasiado mayores porque han esperado mucho. 
Hay edades para todo y los cuarenta, sinceramente, no me parece buena edad para tener el primer hijo. El cuerpo no tiene el mismo aguante y la mente tampoco. Los niños necesitan a parte de amor mucha energía por nuestra parte y me da mucha pena ver que los niños de padres mayores muchas veces juegan en casa en vez de en el parque porque sus padres no tienen la fuerza necesaria.

No creo que un niño necesite tantas cosas materiales aparte de un mínimo para tener una vida relativamente cómoda. En mi infancia pasamos por épocas duras económicamente, pero mis padres estaban ahí para prestarnos atención, contarnos historias o ir al parque a jugar en los columpios, y todo eso sin quejarse de que les duelan las rodillas o estaba casados.

Los hijos cansan y mucho, y a partir de cierta edad no estamos capacitados para atenderlos como se merecen.

lunes, 9 de marzo de 2015

Expatriado

Dejar el lugar en el que naciste y creciste, decir adiós a familia y amigos para comenzar de cero es muy duro. La realidad supera la ficción y no importa cuánto nos hayamos imaginado como será. Todo se vive muy intensamente.

No quiero ni imaginarme lo que supone mentalmente para una persona verse obligado por una guerra a tener que dejar su hogar sin saber si podrá volver o no.

A mí me obligaron unas circunstancias familiares muy duras con un sufrimiento que no le deseo a nadie. Ya no es que mis padres no pudieran pagarme la carrera, es que yo les tenía que llenar la nevera a ellos. Hice lo que tenía que hacer, sin pensar en si eso era lo mejor para mí en ese momento.

Los primeros meses viviendo fuera se pasan rápido. Todo es nuevo, hay mucho por ver y por descubrir. Pero todo cambia cuando la estancia en ese país extranjero se convierte en permanente, cuando el billete de vuelta no es al país donde creciste, sino al país que ahora es tu hogar.

Es casi como estar en tierra de nadie, para los de aquí, eres de allí y para los de allí, eres demasiado como los de aquí.

 Te conviertes casi en una nueva persona con una mezcla cultural distinta y casi con una nueva identidad. Ya no eres la persona que te fuiste, ni eres la persona que recién llegó.

viernes, 6 de marzo de 2015

Kaffee und Kuchen con la Madre Tigre

Nuestra última invitada, que no por ello menos importante, es la Hembra Alfa de su camada de tigresas. 5 tigresas, como cinco soles y por si eso no fuera poco lío, se monta una granja que debe ser el paraíso terrenal para las gallinas, siempre que un astuto zorro no merodee cerca.

Como yo no tengo ni la mitad de gracia que ella para contar y recontar, os dejo directamente con la charlita.



¿Por qué comenzaste con el blog?
El blog lo empecé sin pensar, por impulso, durante una conference call de trabajo, en un momento en el que estaba muy quemada. Desconecté y, para cuando quise darme cuenta tenía un blog y una cuenta de twitter. Eso sí, de lo que se habló en esa reunión no podría decirte nada…

¿Te resulta duro vivir fuera de España? ¿Te adaptaste bien a Alemania y sus costumbres?
La verdad es que no, mentiría si te dijera lo contrario. Mi adaptación a Alemania ha sido gradual pero, después de siete años, creo que mi germanización es casi completa.
Los primeros años seguí aferrándome con uñas y dientes a las costumbres y horarios españoles. Pero llegó un momento en que me aburrí de salir de casa de noche y llegar al parque cuando todo el mundo estaba recogiendo sus bártulos para irse a casa. No me quedó más remedio que rendirme al estilo de vida alemán.
Ahora me levanto a las 6:30 casi sin rechistar.

Cuéntanos algo que te guste y algo que no de Alemania
Qué difícil me lo pones… Bueno, en realidad no, lo que menos me gusta de los alemanes es, sin duda, ese afán que tienen muchos por aleccionar al prójimo.
En cuanto a lo positivo, muchas cosas, y en particular que es un país en que las cosas funcionan y al final se le coge el gusto a la famosa eficiencia y diligencia teutona.

Tienes cinco tigresas como cinco soles y las estás criando en un país europeo con una tasa de natalidad bastante baja, ¿qué opinas de la conciliación y los horarios escolares en Alemania?
Lo digo siempre y la gente no deja de sorprenderse, en Alemania no se concilia o se concilia poco. Los horarios escolares están pensados para los niños, no para que los padres o más bien las madres, lo puedan conciliar con nada.
A los españoles no nos entra en la cabeza pero hay muchos días en que a las 11:30 mis hijas han acabado su jornada escolar. Es más, aunque a mí no me ha tocado, es posible que tu hijo acabe a las 10:15 algún día a la semana.
Se están haciendo esfuerzos para cambiar esto pero al ritmo alemán, lento pero seguro.

Estas enseñando español a tus tigresas ¿sólo a hablarlo o también a escribirlo? ¿Cómo lo haces?
Lo del español me tiene hablando sola. Las mayores lo hablan mal que bien pero La Tercera y La Cuarta se me están rebelando y se empeñan en contestarme en Alemán.
En cuanto a escribirlo la verdad es que no estoy haciendo nada, La Primera tiene un año muy duro porque hay un corte al final de cuarto y como va raspadilla en Alemán he preferido no interferir con el español.
Lo tengo en la lista de pendientes, cualquier día me pongo.

¿Qué te gusta hacer cuando tienes un rato para ti?
Estar en silencio, simple y llanamente.


Y por supuesto el link: