jueves, 28 de mayo de 2015

Con orden y concierto IX: Orden en el trastero


La verdad es que contar con un trastero a nuestra disposición es una gran ventaja y no deberíamos desaprovechar ese espacio extra disponible. Por eso vengo hoy a contaros un par de trucos que nosotros utilizamos para sacarle el máximo rendimiento al trastero. 

Normalmente solemos acumular trastos inútiles en casa y de vez en cuando hacemos un par de viajes con los trastos y los dejamos amontonados en el trastero sin ton ni son. Para que el caos no cunda en el trastero, hay ciertos puntos importantes a tener en cuenta:

-A la hora de organizar las cosas que queremos guardar en el trastero, es conveniente no perder de vista qué tenemos dónde.

-Además de esto, a mí me ha resultado muy práctico separar en dos esquinas las cosas que por un lado, aún no estoy segura de querer tirar, pero sé que en el piso me estorban. Por otro lado, las cosas que sé que necesito y no voy a tirar, pero ahora mismo no estoy utilizando.

-Una vez al año debemos darle un repaso al trastero y deshacernos de esas cosas que sabemos a ciencia cierta que no vamos a utilizar más. Es conveniente revisar que todo esté en orden, es decir, que no se acumule suciedad y también debemos cerciorarnos de que no entra agua desde fuera. ¡Un trastero inundado es un horror!

-Para ordenar mejor objetos pequeños, o herramientas viene muy bien poner una balda o un armario y así evitar que los objetos más pequeños acaben perdidos y/o se estropeen.

-Instalar ganchos para por ejemplo colgar las bicicletas es una buena manera de que estas no molesten y estén bien colocadas en su propio lugar.

¿Vosotras cómo organizáis vuestro trastero?

miércoles, 27 de mayo de 2015

Mens sana in corpore sano: Receta de mango lassi

Llevaba tiempo queriendo hacerlo yo misma en casa y la verdad es que además de fácil y rápido es una buena manera de tomar una merienda diferente. Y digo lo de merienda porque para tomarlo habitualmente en las comidas me parece demasiado contundente.


Os dejo mi receta de mango lassi aunque hay bastantes maneras de hacerlo. A mí la que más me gusta es esta:


200gr de mango o puré de mango (lo venden en latas en comercios orientales)
250gr de yogurt natural (mejor si es sin azúcar)
3 cucharadas soperas de azúcar (mejor si es moreno)
El zumo de un limón


Simplemente hay que mezclarlo todo en la batidora y dejarlo reposar una hora en la nevera. Si tomáis las cantidades que he escrito, salen varios vasos y es práctico tener un poquito en la nevera, así no tenemos que andar siempre con la batidora en marcha.


¡Espero que lo disfrutéis!

martes, 26 de mayo de 2015

Cuidar la piel ANTES del embarazo

No vengo a hablaros de los grandes cambios físicos que sufre el cuerpo en el embarazo porque doy por sentado que o bien los conocéis, o tenéis pensado leer sobre ellos. El embarazo es un momento especial en la vida, el cual dependiendo de las circunstancias será vivido con alegría o tristeza, pero creo que no me equivoco si digo que todas las mujeres embarazados sienten ciertos temores.

En el embarazo el cuerpo sufre muchos cambios y además de cuidar la alimentación, debemos prestar atención también a nuestro cuerpo. Si estamos dispuestos a cuidarnos durante el embarazo ¿por qué no comenzar antes con ello? Puede que el embarazo no llegue y esto nos ponga tristes, o simplemente nos apetece mimarnos porque sí.


La piel es nuestro órgano más grande y el que menos cuidamos. Para tener una piel sana y bonita es conveniente comer sano, aumentar la cantidad de verduras frescas en nuestra dieta es una muy buena manera de comenzar.


Además de la alimentación, la hidratación de la piel es muy importante. A veces obviamos que no cualquier gel de ducha o crema hidratante juegan un papel importante en nuestro aseo diario. Yo he descubierto que a mí me sienta muy bien combinar mi crema corporal habitual con una mezcla de aceite. Utilizo la crema y el aceite en días alternos y he notado que la piel esta más tersa y suave.


Si me sale alguna irritación en alguna zona, suelo echar mano de la crema de lata azul. Pero aunque es una crema que da muy bueno resultado, me parece un engorro tener que extenderla por todo el cuerpo.


Me acerqué al mundo de los aceite a raíz de la operación hace un par de años. El aceite de rosa mosqueta (mejor su es puro) va genial para las cicatrices. Si bien las mías, por suerte no son muy grandes, siempre ayuda a verse uno mismo mejor, si nos cuidamos un poquito. Y más aun después de pasar el el trance de una operación.


¡Nunca es tarde y cualquier momento es válido para cuidarse!

lunes, 25 de mayo de 2015

Recapacitar antes de tener un hijo

Como en muchos momentos de nuestra vida, si nos paramos a analizar detenidamente qué creemos que nos supone tener un hijo, no lo tendríamos. Y como muchas veces la realidad supera la ficción, cuando el bebé ha llegado, o eso dicen.

El carácter de las personas influye mucho en la toma de decisiones y por tanto las personas más bien impulsivas no suelen tardar mucho tiempo en tomar una decisión. Si es acertada o no, el tiempo lo dirá. No suelo meterme a valorar si tomar una decisión de manera espontáneo o no es lo más acertado, ya que para mí depende mucho de la situación y de las consecuencias que ésta tenga. Lo que sí me parece un asunto peliagudo es tener un hijo sin pararse a pensar el cambio que eso supone en nuestra vida personal y económica.

Conozco el caso de una chica que se quedó embarazada joven, aunque nada alarmante ya que no era menor de edad. Esta chica no había acabado los estudios, no tenía experiencia laboral ninguna y estaba acostumbrada a que sus padres le sacaran las castañas del fuego muy amenudo. Al quedarse en estado lo proclamó a los cuatro vientos, jactándose además de que su familia estaba ahí para ayudarla, ya que para eso eran sus padres y es lo que debían hacer. Quisieran ellos o no.

 Ni que decir tiene que la relación entre los padres y esta chica se deterioró de tal manera que al poco de nacer el bebé, la chica se fue de casa de sus padres. Cuando la vi pocos meses después, se pasó los 10 minutos que estuvimos charlando, quejándose de lo difícil y duro que era ser madre y de lo fatal que le parecía que sus padres no le estuvieran ayudando a criar a su hijo.

Lo que me da pena de toda esta historia es que el que más a sufrido a sido ese niño, que posiblemente lo haya pasado/esté pasando mal porque su madre le culpa por haber nacido. Me parece un despropósito cómo hizo esta chica las cosas, ya que claramente no estaba ni mental ni económicamente hablando en situación de criar a un hijo y en vez de asumir su responsabilidad, va culpando al mundo de sus desgracias.

jueves, 21 de mayo de 2015

Con orden y concierto VIII: Espacio en el baño



 
El servicio es uno de los lugares de la casa en el que más trastos acumulamos sin apenas darnos cuenta. ¿Quién de vosotros tiene la estantería del baño en perfecto orden y sabiendo qué tenemos y qué no? Yo no, lo reconozco. Es más, por mucho que tratamos de mantenerlo en orden, reconozco que en la limpieza semanal no nos esmeramos lo que quizás deberíamos para mantener todo ordenado.



Lo que a nosotros nos ayuda a no perder la visión general del baño es:

-          Organizar las estanterías por temas y éstas organizarlos en cajas. Una opción económica para lograrlo son los conjuntos de cajas de varios tamaños que se pueden encontrar en muchas superficies comerciales (los nuestros son de una cadena sueca).
-          Organizar las toallas de tal manera que el acceso a ellas sea fácil. Muchas veces vamos con prisa, tiramos de una y desmontamos media torre en 3 segundos, la cual suele quedarse torcida mucho más tiempo que el que hemos tardado en destrozarla.
-          Cada 2 o tres meses hacer limpieza y tirar lo que esté caducado.
-          Tener dos cubos para la ropa de lavar. Uno para la ropa clara y otro para la oscura y sobre todo evitar que los cubos rebosen. Para organizar bien la colada podemos colgar una tabla en una esquinita en la que habremos organizado previamente el orden y preferencia de la colada.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Típico alemán: Barbacoa

Por todos es sabido que los alemanes en cuanto salen dos rayos de sol, sacan sus carnes blanco-invernales a pasear, con la esperanza de coger algo de color. Habitualmente rojo.






Aquí es salir el sol y en los parques todo es alegría y alboroto. Junto con la crema solar, sus mochilas rebosan de Bier y Wurst, que no hay peor que disfrutar del aire fresco con el estómago vacío. Tampoco es cuestión de pasar hambre. Así que por estas fechas es muy común ver entre los árboles columnas de humo procedentes de las cientos de barbacoas que invaden los parques y zonas verdes.


En mi primer verano en friopais  reconozco que esperaba que apareciera la policía en cualquier momento ya que yo no veía muy claro que al hacer nuestras salchichas en medio de un parque, no estuviéramos incurriendo en una falta, ¡con lo que son en este país con las normas!

lunes, 18 de mayo de 2015

Vivir a través de las redes sociales




No creo que sea necesario comentar que la manera de comunicarnos hoy en día dista mucho de cómo la hacían nuestros abuelos. No sólo el qué, decimos si no también el cómo lo decimos ha sufrido un cambio espectacular en las últimas décadas. No voy a negar que las nuevas tecnologías pueden ser una gran ventaja y nos permiten contactar con más gente mucho más lejos.

Gracias al blog he podido conocer a muchas personas que de otra manera no creo que hubiera podido ni si quiera llegar a saber de su existencia. Para mí leer los blogs de otras personas me abre la puerta a su mundo y me sirve para ver ciertas cosas desde otra perspectiva y sobre todo descubrir muchas cosas nuevas y aprender mucho.




Hay gente que se expone muy abiertamente en internet y hacen públicas parcelas de su vida privada muchas veces sin reparar en las consecuencias que esto les puede acarrear. Me resulta muy triste ver como hay personas que viven por y para su mundo 2.0 y que si no actualizan su blog/facebook/twitter etc. de manera constante no son felices, es como si les faltara algo. Parece que su vida real esté incompleta y tratan de llenar ese vacío en internet.




Como en la vida real, en la red solemos coincidir más a menudo con personas con las que estamos de acuerdo, yo por ejemplo hay blogs que leo siempre que son actualizados, otros en cambio dejé de leerlos hace tiempo ya que las personas parecen querer crearse un mundo propio y exclusivo en el que si no estás de acuerdo serás ignorado. Es triste ver como muchos comentarios no pasan la criba de la moderación de los dueños del blog porque no están 100% de acuerdo con ellos. Da pena ver como las personas se encierran en su mundo cibernético y dejan muchas veces de lado lo verdaderamente importante porque la rutina y los problemas cotidianos les puedes y en vez de enfrentarse a ellos, se encierran en su mundo 2.0.

jueves, 14 de mayo de 2015

Con orden y concierto VII: Pon una planta en tu vida



La gente que tiene un jardín me da tanta envidia….¡pero de la buena! Me encantan los jardines, ya sean elaborados y precisos…



O simplemente un césped verde con unos setos cuidados.

Como nuestro minipalacio no dispone de jardín, he tenido que improvisar sobre la marcha, pero me he resistido a prescindir del frescor y alegría que dan las plantas. En primavera suelo plantar especias (oréganos, albahaca, romero) y colocarlas en el alfeizar de la ventana. Lo cual me permite disfrutar de un poco de verde cuando miro por la ventana.

Otra buena opción para asegurarnos una esquinita verde en nuestro hogar es poner una dracena. Se pueden comprar muy económicas y es una planta bastante resistente.




¿Vosotros tenéis plantas?

miércoles, 13 de mayo de 2015

Mens sana in corpore sano: Hacer ejercicio sin tener tiempo

Creo que el título adecuado para la entrada sería: "Hacer ejercicio sin tiempo ni ganas." A mí hacer deporte me da mucha pereza, pero mucha mucha mucha. Y lo reconozco abiertamiente y sin miramientos. Pero como yo quiero estar sana cual manzana y a poder ser tener buena figura, aunque qué es exactamente tener buena figura? Pues para mí tener buena figura, significa ser feliz viendo lo que ves. Pero ser feliz de verdad, no sólo diciendolo de cara a la galeria e interiormente pensar en que ojalá pesaramos 5 kilos menos. Eso es mentirnos a nosotros mismos. Y mentir al mundo está (a veces) mal, pero mentirnos a nosotros mismo está siempre fatal.

Yo que soy una mujer moderna, de mi tiempo, simpática y que estudia y trabaja a la vez (así escrito parezco superwoman, pero en realidad me considero normalita) pues tengo todos los días mil cosas que hacer, y no tengo a quién delegar. Por eso para mí la clave de todo éxito es la organización, no hay más secreto que ese. Organización y constancia.

Como hacer deporte no es algo que me emocione, ni mucho menos, hace ya tiempo que decidí que no intentaria ir a un gimnasio más, al menos de momento. Eso de sentarme en máquinas y aparatejos varios no es para mí. Me da pereza. Sin embargo he decubierto que me encanta pasear y que hacer un poquito de gimnasia en casa por las mananas no me mata.

Yo camino 3 veces por semana 6 km, en dos tandas de 3 km.

Por la mananas hago 2 veces a la semana 15 minutos de estiramientos.

Por las mananas también hago 3 series de abdominales para fortalecer la musculatura del vientre ya que así podemos evitar problemas posturales.

A mí me ha ayudado mucho realizar estas 3 cositas de manera habitual, que no me quitan mucho tiempo, pero que requiere de esfuerzo y constancia. Aunque es cierto que las últimas semanas no he podido hacer ni los estiramientos ni los abdominales porque he tenido dolor de espalda por haber hecho un trayecto por carretera en mala postura.


Una buena manera de instarurar una nueva rutina, es buscar algo que nos guste hacer y para lo que estemos dispuestos a hacer algún sacrificio. Aunque ponerse objetivos difíciles de alcanzar suele ser contrapruducente, debemos ser realistas!

martes, 12 de mayo de 2015

Cuándo hacerse la prueba de embarazo

Cada una que se la haga cuando ella quiera, que eso vaya por delante. Pero para mí hay momentos más lógicos para hacerla o no hacerla, me explico. Cuando una ha tomado ya la decisión de querer ampliar la familia y se pone a ello de manera activa, sea calculando días o no, que eso también decisión personal, hay un momento clave del mes en el que si aparece la de rojo sabemos que no hay bebé. Si los ciclos son irregulares, supongo que ese momento de ver si llega la amiga colorá o no, se vivirá con más nervios, ya que nunca se sabe cuándo tiene ella a bien aparecer.

Yo me he prometido a mí misma que cuando estemos en los primeros 6 meses de búsqueda, me esperaré pacientemente a ver si hay falta o no. Y en el Día R si veo que no hay ni rastro (que esas cosas una las nota), me haré por la manananita con el pis tempranero un pipitest. Pero antes no.

Entiendo que cuando la búsqueda se alarga meses y meses una ya se va poniendo nerviosita, y aparecen ideas negativas por nuestra mente y según va pasando el tiempo, la situación no mejora. Comprendo que viviendo una situación así una esté más pendiente de tratar de averguar si hay síntomas o no. Aunque el tema de los síntomas es capítulo aparte. Sin embargo no entiendo que alguien se haga un test a la semana y media de haber ovulado. Para qué? A no ser que se tengan en casa test ultrasensibles, posiblemente la hormona que debe ser detectada en el test aún no esté presente en la cantidad necesaria para ser descubierta.

Con el tiempo he aprendido a prestar atención a ciertas sennales de mi cuerpo y procuro pararme a pensar si algo había cambiado en mis rutinas diarias en los días anteriores, como por ejemplo más estrés, haber comido o dormido peor etc. Todos esos cambios que parecen insignificantes tienen un efecto en nuestro cuerpo y merece la pena pararse a escuchar y ver qué sucede. Eso sí, con calma y sin emparanoiarse con que algo dramático va a sucedirnos. Pues con la búsqueda del embarazo lo veo igual, aunque quizás cambie de opinión en un futuro, no obsesionarse juega un papel fundamental. Sé que es más fácil de decir que de hacer, pero deberíamos acostumbrarnos a que, por muy deprisa que vaya el mundo hoy en día, hay ciertas cosas que requieren su tiempo, y a nosotros nos parece que tardan mucho en llegar porque estamos acostumbrados a que todo suceda ya. La vida no funciona así.

lunes, 11 de mayo de 2015

Vivir en una burbuja

Hay personas que se empennan en que sus hijos estén protegidos contra todo mal y en cualquier situación. Claro está que cada uno de nosotros desea lo mejor para su familia y se esfuerza en lograrlo. A nadie le resulta agradable pasar una situación de estrés o tener que lidiar con los golpes que nos da la vida, todos queremos ser felices, independientemente de si comemos perdices o no ;-).

Comprendo que haya padres que se esfuercen todo lo posible por evitar el sufrimiento de sus hijos, pero hay situaciones que no puedo comprender. Yo sufrí acoso escolar porque un grupo de ninnas sin corazón decidieron tomarla conmigo. El por qué no lo sé y la verdad es que no me interesa saberlo. Con el tema del acoso escolar, creo que debemos tener mil ojos y saber diferenciar entre lo que son "cosas de ninnos" y lo que es un abuso premeditado.

Después de escuchar  a una madre contar lo mal que ella lo pasó en el colegio (uno privado y elitista, vamos que estas cosas no sólo suceden en colegios marginales) porque sus comanneros/as decidieron hacerle la vida un infierno, me paré a pensar si yo tomaría la misma decisión que ella ha tomado. Y es que está madre ha decidido educar a su hijo exclusivamente en casa para que el ninno no tenga que sufrir en la escuela. Me parece una medida exagerada y desmesurada ya que el ninno en ningún momento sufrió acoso en el colegio. La madre argumentaba querer curarse en salud.

A mí hacer las cosas así me parece un despropósito. En caso de que el ninno sufiera acoso, hay medidas que se pueden tomar sin tener que aislar al ninno completamente del mundo. La buena sennora contaba que el ninno estudiaba muy agusto en casa y mucho más tranquilo que en el colegio. Pero yo no creo que esta aparente tranquilidad sea lo que ningún ninno/a necesita. Dejando los casos de acoso a un lado y centrándonos en la vida de colegio normal, creo que es muy importante aprender a contenerse, a hablar cuando es nuestro turno, a tener paciencia esperando en la cola, a convivir con los ruidos de los demás etc. A nadie nos agrada, por ejemplo, pasar el mal rato previo a una exposición oral frente a nuestros companneros, sin embargo es importante pasar ese trago y adquirir experiencia, ya que de adultos no va a haber un adulto que nos mantenga en una burbuja.

jueves, 7 de mayo de 2015

Con orden y concierto VI: Aprovechar las esquinas



Como ya os he comentado en varias ocasiones, mi marido y yo vivimos en un piso bastante pequeño y tenemos bastantes trastos, y por ello estoy tratando siempre de buscar soluciones prácticas y económicas para aprovechar más aún si cabe el espacio disponible.

El hecho de vivir en un piso pequeño tiene la ventaja de que no podemos acumular cantidades ingentes de cosas que muchas veces ni utilizamos. Como no disponemos de mucho espacio, estamos obligados a cuidarlo y aprovecharlo todo cuanto podamos, y eso implica deshacerse de cosas. Nosotros hacemos una vez al año una limpieza grande más otra limpieza para revisar aquellas cosas que se han quedado en casa porque aún no nos atrevíamos a deshacernos de ellas. Normalmente casi ningún objeto sobre el que teníamos dudas sobrevive el segundo asalto.

Para no invadir el espacio que necesitamos para vivir cómodamente, hemos comenzado a expandirnos hacia arriba. Hemos puesto baldas sobre las puertas con que lo que se gana bastante espacio que de otra manera estaría inutilizado. Otra opción que hemos escogido, ha sido poner pequeñas baldas en las esquinas y con esta opción podemos dar un toque especial, colocando por ejemplo una plantita, a una esquina desaprovechada.




Como nosotros no disponemos de muchas opciones para guardar cosas, hemos optado por aprovechar las baldas para dar un respiro a los armarios que están hasta arriba de cosas. Para no tener la sensación de pérdida de espacio en el salón, hemos puesto baldas blancas con cajas blancas, de tal manera que la esquina sigue siendo clara, pero con la notoria diferencia de que hemos podido aprovechar bastante espacio.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Mens sana in corpore sano: Hacer dieta vs. comer sano

La obesidad es un problema a nivel mundial y en ciertos países un gran porcentaje de la población tiene sobrepeso, muchos de ellos llegando a padecer obesidad mórbida. No sólo adultos se ven afectados, los niños padecen las consecuencias de su sobrepeso.

El ritmo de vida tan frenético que llevamos habitualmente no nos lo pone fácil para alimentarnos como deberíamos con lo que es relativamente habitual acabar comiendo cualquier cosa a una velocidad de vértigo. Que en España sea común tener una pausa para comer de dos horas, nos invita a comer más cantidad de la que deberíamos, ¡tener dos horas para comer no significa que tengamos que pasárnoslas comiendo!

Durante el invierno parece que se nota menos, pero ahora que poco a poco el sol se anima a salir parece que a la gente le entra prisa por según ellos"ponerse en forma" . Pero no nos engañemos, es más bien hacer el paripé en el gimnasio o haciendo que corren (es que el ser runner ahora es lo más in), siguiendo la dieta de moda, perdiendo un par de kilos y dejándose la salud, en muchos casos sin saberlo. Si engordamos es porque ingerimos más calorías de las que quemamos, que a todos nos gusta el picoteo, pero no hay que excederse porque lo pagamos con la salud. El hecho de estar delgado tampoco significa que estemos sanos e independientemente de si tenemos una talla 38 o una 42 no, debemos cuidar la alimentación. Claro que comerse un donut o una hamburguesa de vez en cuando no es malo, pero este tipo de comida no debe ser sustituto de nada.

Cuando estuve muy enferma, tuve que comenzar con una dieta bastante retrictiva ya que no sabíamos cómo se iba a desarrollar la enfermedad y no estabamos seguro de que no fuera cáncer. Recuerdo el día que me comunicaron en el hospital que no tenía cáncer como uno de lo más felices de mi vida, a pesar de estar muy débil por la operación. Yo soy más bien menudita, pero de caderas anchas, y reconozco que antes de ponerme tan enferma no es que comiera fatal, pero tampoco ponía excesivo cuidado en qué comía, cuándo y cómo. Pero gracias a haber estado enferma (quiero quedarme con lo positivo) he aprendido mucho sobre mi cuerpo y sobre alimentación y si bien no hay que demonizar alimentos, sí debemos poner cuidado en qué comemos y cuándo lo comemos.

Os dejo algunas de las cosas que yo me he acostumbrado a picotear. Y digo a costumbrado, porque yo tengo claro que entre comerse una zanahoria o un paquete de patatas fritas, la mayoría de las veces prefiero lo segundo. Sin embargo, me he esforzado, y mucho, en dejar de lado ciertos picoteos insanos y comer cosas más sanas.

Pimiento en tiras

Pepino sólo o con un poco de yogurt

Zanahoria en tiras o ensalada zanahorias

Tomate