jueves, 7 de mayo de 2015

Con orden y concierto VI: Aprovechar las esquinas



Como ya os he comentado en varias ocasiones, mi marido y yo vivimos en un piso bastante pequeño y tenemos bastantes trastos, y por ello estoy tratando siempre de buscar soluciones prácticas y económicas para aprovechar más aún si cabe el espacio disponible.

El hecho de vivir en un piso pequeño tiene la ventaja de que no podemos acumular cantidades ingentes de cosas que muchas veces ni utilizamos. Como no disponemos de mucho espacio, estamos obligados a cuidarlo y aprovecharlo todo cuanto podamos, y eso implica deshacerse de cosas. Nosotros hacemos una vez al año una limpieza grande más otra limpieza para revisar aquellas cosas que se han quedado en casa porque aún no nos atrevíamos a deshacernos de ellas. Normalmente casi ningún objeto sobre el que teníamos dudas sobrevive el segundo asalto.

Para no invadir el espacio que necesitamos para vivir cómodamente, hemos comenzado a expandirnos hacia arriba. Hemos puesto baldas sobre las puertas con que lo que se gana bastante espacio que de otra manera estaría inutilizado. Otra opción que hemos escogido, ha sido poner pequeñas baldas en las esquinas y con esta opción podemos dar un toque especial, colocando por ejemplo una plantita, a una esquina desaprovechada.




Como nosotros no disponemos de muchas opciones para guardar cosas, hemos optado por aprovechar las baldas para dar un respiro a los armarios que están hasta arriba de cosas. Para no tener la sensación de pérdida de espacio en el salón, hemos puesto baldas blancas con cajas blancas, de tal manera que la esquina sigue siendo clara, pero con la notoria diferencia de que hemos podido aprovechar bastante espacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario