lunes, 25 de mayo de 2015

Recapacitar antes de tener un hijo

Como en muchos momentos de nuestra vida, si nos paramos a analizar detenidamente qué creemos que nos supone tener un hijo, no lo tendríamos. Y como muchas veces la realidad supera la ficción, cuando el bebé ha llegado, o eso dicen.

El carácter de las personas influye mucho en la toma de decisiones y por tanto las personas más bien impulsivas no suelen tardar mucho tiempo en tomar una decisión. Si es acertada o no, el tiempo lo dirá. No suelo meterme a valorar si tomar una decisión de manera espontáneo o no es lo más acertado, ya que para mí depende mucho de la situación y de las consecuencias que ésta tenga. Lo que sí me parece un asunto peliagudo es tener un hijo sin pararse a pensar el cambio que eso supone en nuestra vida personal y económica.

Conozco el caso de una chica que se quedó embarazada joven, aunque nada alarmante ya que no era menor de edad. Esta chica no había acabado los estudios, no tenía experiencia laboral ninguna y estaba acostumbrada a que sus padres le sacaran las castañas del fuego muy amenudo. Al quedarse en estado lo proclamó a los cuatro vientos, jactándose además de que su familia estaba ahí para ayudarla, ya que para eso eran sus padres y es lo que debían hacer. Quisieran ellos o no.

 Ni que decir tiene que la relación entre los padres y esta chica se deterioró de tal manera que al poco de nacer el bebé, la chica se fue de casa de sus padres. Cuando la vi pocos meses después, se pasó los 10 minutos que estuvimos charlando, quejándose de lo difícil y duro que era ser madre y de lo fatal que le parecía que sus padres no le estuvieran ayudando a criar a su hijo.

Lo que me da pena de toda esta historia es que el que más a sufrido a sido ese niño, que posiblemente lo haya pasado/esté pasando mal porque su madre le culpa por haber nacido. Me parece un despropósito cómo hizo esta chica las cosas, ya que claramente no estaba ni mental ni económicamente hablando en situación de criar a un hijo y en vez de asumir su responsabilidad, va culpando al mundo de sus desgracias.

2 comentarios:

  1. Es difícil encontrar el momento pero claramente si no tienes trabajo, ni estudios ni estabilidad... No es el momento.
    Una pareja amiga mía está en un caso parecido, todo el día llorando porque no tienen dinero, ella la única que encadena trabajos mal pagados, él rascándoselos y quieren un niño a toda costa. Pasará que cuando ella se quede embarazada y no pueda tener tantos mal trabajos a ver de qué viven...
    Esos casos son bastante irresponsables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta claro que nunca es el momento ideal para tener hijos, pero hay situaciones en las que claramente no es el momento. Contar con que el resto del mundo va a sacarte las castañas del fuego siempre es un error garrafal, no podemos vivir pensando en que habrá alguien siempre ahí dispuesto a echar una mano.

      Eliminar