lunes, 21 de diciembre de 2015

Reflexión prenavideña

Hace unos días intercambiada emails con una buena amiga y como toca por estas fechas, una de las cosas que comentamos fueron las navidades. Más que la fiesta en sí, nuestra "conversación" se centró en la manera de celebrar las fiestas. Supongo que habrá de todo, gente que lo celebre de manera más humilde por circunstancias económicas y gente que tire la casa por la ventana aunque eso implique estar pagando financiaciones durante los próximos 6 meses. En lo que ambas coincidimos es que la gente exagera.

A mí me parece exagerado llenar la casa de regalos, de los cuales la mitad ni necesitamos ni disfrutaremos. Me parece triste que la gente ponga las fiestas como excusa para excederse con el consumo de dulces, comida y bebidas alcohólicas. No me entendáis mal, claro que sienta bien darse un gusto, pero no veo bien, ni debería ser lo normal, engordar 5 kilos en apenas 3 semanas.

También me parece una exageración que haya personas que se pasen 12 horas en la cocina en los días señalados para servir una comida para una multitud porque es lo que se espera. Señores, que a todos nos gusta que nos sirvan, pero tampoco hay que abusar... Yo reconozco que antes de conocer a mi mitad teutona las fiestas me estresaban mucho y por querer tener todo "perfecto" acababa todos los años con una migraña por estrés impresionante.

 Al final, gracias a él he aprendido que lo importante de estas fechas es disfrutar de lo que ya tenemos, pasar tiempo con las personas que queremos y trata de ser felices. Ya no me paso medio día en la cocina, ni corro como una loca tratando de llegar "a todo".

Por supuesto que haremos algo especial estos próximos días, pero será especial no por ser caro ni laborioso, si no porque estará hecho con cariño y mucha buena intención. Nos sentaría bien prescindir de un par cosas superfluas y del estrés que generan, mirar por un momento a nuestro al rededor y dar gracias.

6 comentarios:

  1. En mi casa los regalos justos y siempre útiles. La comida siempre sobra , no por mí que yo pondría lo justo pero mi madre y mi pareja son muy mejor que sobre que no que falte. Siempre se hace de más pero sin pasarse.
    Pero entiendo a lo que te refieres. Parece que es el festín del año y lo de los regalos en muchas casas es preocupante. Ayer mismo una amiga me preguntó qué me había pedido ¡yo nunca pido nada! y me regalan alguna cosita útil y ya está. Pero claro si te hacen tu madre 3 regalos, tus hermanas uno cada una, tu pareja otros 3, normal que tengas que tener una lista extensa sobre lo que quieres.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gusta nada despilfarrar dinero ni en comida (al final hay tanto que no se disfruta) ni en regalos que acaben en un rincón cogiendo polvo.

      Eliminar
  2. En mi casa es que no ha habido tradición navideña especial. Ahora, el novio de mi madre si que nos prepara una comida gargantuesca, pero le gusta estar en la cocina y prepararnos a cada uno algo especial. Es su forma de celebrarlo. A mi siempre me toca cortar el jamón como diseccionadora oficial de la familia xD. Una pena porque este año no puedo catarlo.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis padres tampoco ponían ganas ningunas y la verdad es que de pequeña sólo deseaba pasar un par de días en paz y harmonía en casa.

      Eliminar
  3. Toda la razón.
    EN casa de mi madre este año se compra una carne que viene rellena y con la salsa hecha que dicen que está muy buena. Haremos una picada antes y ya. Ni ella ni nosotros queremos que nadie esté todo el día en la cocina y que no pueda disfrutar. Yo tampoco entiendo lo de engordar 5 kilos.
    Besos y que pases unas felices Fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo más importante es estar con la gente y disfrutar de su compañía. ¿De qué me sirve tener un banquete delicioso si la preparación me ha privado de disfrutar de la gente la que quiero?

      Eliminar