jueves, 20 de abril de 2017

Mamiexpat: Pañales de tela

Estando embarazada me preguntó una compañera si pensaba utilizar pañales de tela, en ese momento le dije sin miramiento alguno que no. Vamos es que ni me lo cuestionaba, pero donde dije digo...
Así que con mi hermosa panza por delante me pasé un par de horitas haciendo un estudio sobre pañales de tela. Y reconozco que en ese momento hasta me saturé, madre del amor hermoso la de sistemas-tipos-complementos que hay!! Le comenté  a mi mitad teutona mi estudio pañalero y decidimos esperar hasta que naciera Plumilla para ver qué tal me las arreglaba sola con ella todo el día.

Fueron pasando las semanas y justo hace un par vimos un anuncio de pañales de tela en una revista y mi marido muy socarrón él, me recordó lo interesantísimo que me pareció en su momento el mundo textil pañalero. Así que con el picándome y habiendo visto tres rayos de sol que me dieron una vitalidad increíble, decidí retomar el asúnto.

Y lo retomé, y tanto es que lo retomé que pedimos un par de cobertores y algunos pañales de tela para probar... Yo tenía muy claro qué no estaba dispuesta a pasar, no quería torturarme con el intento, tampoco estaba dispuesta a seguir si a la niña le sentaba mal la tela, y bajo ningún concepto pensaba gastarme cientos de euros probando distintos sistemas. Yo soy así para ciertas cosas, o todo o nada. Así que decí probar suerte con pañales todo en dos, creo que se llaman en castellano (Hobbita, avisa si me equivoco), y la marca elegida ha sido Bambino mio.


En las próximas semanas os iré contando qué me han parecido, qué cosas me han sorprendido gratamente y cuales no. No todo el monte es orégano.

4 comentarios:

  1. ¡¡¡Hola!!!
    Pues estoy deseando saber qué tal.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Igual que le dije a Hobbita, no creo que sean para mí, pero estoy deseando leer vuestras opiniones! Suerte!

    ResponderEliminar
  3. Cuenta cuenta que a mí eso me interesa. Los conozco desde hace mucho pero oye que aún no me aclaro de tantas variedades que hay.
    Por cierto, no creo que le vayan mal a Plumilla, al revés, dicen que son más respetuosos con la piel del bebé.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Jajaja lo bueno de que mi embarazo tarde en llegar es que cuando llegue el momento habrá muchos mas post sobre opiniones varias de los pañales de tela (algo bueno tiene que tener no??)

    Hace un año, cuando me pasé a la copa menstrual, también me pase a las compresas de tela. Tengo 6 y las utilizo para las noches, durante el día uso la copa. Y desde aquel momento no he vuelto a comprar ni a utilizar una sola compresa de usar y tirar, cero irritaciones, cero sequedad, cero picores...

    Entiendo que no es comparable con una criatura que hace todas sus necesidades en un pañal y que se cambian unas cuantas veces al día, pero precisamente por este motivo me llaman tanto la atención los pañales de tela: reducción de gastos, reducción de basura.
    Si, evidentemente hay que tener en cuenta el tema de la lavadora, dejarlos secar y demás. Pero yo en este caso daría prioridad a reducir el gasto (el pastizal en pañales) y la cantidad de basura que se genera.

    Estoy deseando leer vuestras experiencias!!

    ResponderEliminar